Hermandad del Silencio


Por segundo Jueves Santo consecutivo el Silencio se quedó sin salir de su templo, la lluvia retrasó su retirada de nuestra ciudad. Así que anoche fuimos nuevamente la Hermandad del Silencio.

Hermandad porque no pudimos ser cofradía en las calles. Hermandad porque decisiones como las de anoche son más llevaderas si las vives en hermandad, con la gente que está sintiendo exactamente lo mismo que tú. Hermandad con la gente del barrio que abarrotaba las puertas de la iglesia esperando nuestra salida. Hermandad gracias a las muestras de cariño del resto de cofrades que se acercaron a consolarnos.

Y pese a no hacer el voto de silencio que precede a nuestra salida a las calles, también fuimos Silencio. Silencio porque era mejor no hablar. Silencio porque con cruzar una mirada ya se sabía que había en los corazones de los demás. Silencio porque un abrazo, un beso o una caricia eran mejor que cualquier palabra para reconfortarse.


Jueves Santo 2008,
La conspiración de las mantillas.

Foto: Almería Actualidad

Comentarios

Fan ha dicho que…
Buenas, perdona mi ignorancia, pero podrías explicarme esta frase?

"Hermandad porque no pudimos ser cofradía en las calles."

Qué diferencia hay entre Hermandad y cofradía?

No pretendo crear polémica, es que no lo he entendido.

Muchas gracias.
Lola Haro Gil ha dicho que…
¡Hola!

Haces bien en preguntar. Cofradía es cuando salimos a la calle en procesión, el resto del año somos Hermandad. Por eso digo que anoche fuimos Hermandad, porque no salimos.

Un saludo,

LoLa