Piedras Redondas vive la primera levantá de la cofradía de la Unidad

José Morales depositó cinco rosas ofrecidas por la Virgen, el barrio, las familias, los hermanos fallecidos y los costaleros, antes de golpear el llamador del paso.

El complejo parroquial de San Ignacio de Loyola, en el barrio de Piedras Redondas, fue el escenario de la primera levantá realizada por la cuadrilla de costaleros del paso de la Unidad y que llevó a cabo José Morales Martín, 'Pepe el Rubio' como es popularmente conocido en la hermandad, que cumple tres años como contraguía del mismo y su segundo año como miembro de la junta de gobierno que preside Francisco García.

Sensiblemente emocionado, Pepe Morales depositó cinco rosas sobre la parihuela del paso de la Virgen antes de golpear su llamador por vez primera en este año. "Voy a poner estas rosas encima del paso, la primera para ti, Unidad, que año tras año nos guías hasta aquí para rezarte, para sentirte, para llorarte, y para coger fuerzas y seguir trabajando. La segunda para nuestro barrio, que espera con impaciencia a su Madre en sus calles. La tercera es para la familia, porque todos nosotros somos una gran familia en torno a Nuestro Cristo de la Paz y María Santísima de la Unidad, y en el calor de ella debemos seguir alimentando el amor a nuestros hermanos. La cuarta rosa es por todos los seres queridos que hoy no están con nosotros, y la última va por vosotros, costaleros. Vivid cada instante que siempre quedará en nuestro recuerdo porque la gente, el cielo, o el barrio, todo es Ella."

Antes del acto propiamente dicho de la primera levantá, todos los costaleros, cofrades y junta de gobierno se reunieron en la iglesia de San Ignacio, en la que el párroco y consiliario de la cofradía, Carlos Huelin, hizo una meditación ante María Santísima de la Unidad "para los que van sin ver", dejando claro que el barrio y sus calles no tienen el embrujo de la ciudad de Sevilla, pero sí la autenticidad de sus cofrades, el cariño de sus vecinos, mujeres y hombres, y niños, muchos niños. "Oraciones y peticiones que suben sin parar a sus oídos, mezcladas con los piropos que en esta tierra nos salen del respeto y de un corazón amoroso".

El Padre Huelin conoce a la perfección el barrio y a sus vecinos, no sólo a sus feligreses; y comenta que hay menos alegría porque hay necesidad, que los regalos que hacen a su Virgen son buenos, "pero hechos pan serían mejores". Abajo hablan, rezan, se animan y lloran, dijo al referirse a los costaleros ..., y suena el "diostesalvemaría. La iglesia abre sus labios de luz y olor para guardarla, últimos cantos y pasos adelante y atrás. Al meterla pesa más que al sacarla, no sabemos si es por el cansancio o porque Ella se hace la pesada, como una adolescente, para quedarse un poquito más en la calle". Ahí quedó esa profunda y bella reflexión de lo que significa la Semana Santa en Piedras Redondas. La 'Unidad' de muchos corazones entregados a su Hermandad.

Texto e imagen: Almería Actualidad.

Comentarios