Recordando crónicas: Devoción hacia el Señor de Almería (Prendimiento)

Almería, los cofrades y fieles almerienses esperaban anhelantes en la tarde del Miércoles Santo la salida procesional de la Real, Ilustre y Sacramental Cofradía del Prendimiento, sobre todo cuando atravesó el dintel de las puertas de la Catedral de la Encarnación la imagen más devocional y fervorosa de la Semana Santa de Almería, junto con el Cristo de la Escucha, Jesús Cautivo de Medinaceli, "El Señor de Almería", imagen que recibe culto diario en el templo catedralicio y sobre todo el primer viernes del mes de marzo de cada año con tradicional besapies.

Previo a la realización de la Estación de Penitencia, el Muy Ilustre Juan José Martín Campos, Canónigo Magistral y Consiliario, asistido de Enrique Marín Sorroche, Hermano Mayor, y José Miras Asensio, Diputado Mayor, se acercaron al Palacio Episcopal para solicitar al Prelado de la Diócesis la correspondiente venia, siendo concedida protocolariamente, e impartiendo el Obispo la bendición a toda la comitiva, presenciado la procesión desde el balcon del Palacio con un lazo blanco en el mismo, en repulsa frente a la modificación de la Ley del aborto.

En el interior del templo se llevó a cabo una exhortación espiritual sobre el auténtico sentido que tiene la estación de penitencia.

En la soleada tarde apareció tras el dintel de las puertas catedralicias la Cruz de Guía, con largas filas de nazarenos revestidos con túnica con escapulario color marfil, cinturón negro y antifaz azul portando largos cirios blancos con codal burdeos, el Paso de Misterio del Prendimiento de Jesús, augusto paso iluminado con cera roja en su condición de Sacramental, adornado floralmente por claveles rojos, y dirigido por los estimables capataces David Marín Pérez y Carlos Galices Cantón, a los acordes musicales de la Agrupación musical Nuestro Padre Jesús de la Pasión, se hizo un silencio expectante en toda la plaza de la Catedral.

Todo el cortejo era una liturgia procesional en cada una de la secciones, nazarenos portando cirios blancos con codal morados, exorno floral morado y con el perfume del incienso primavera, Jesús Cautivo de Medinaceli, que fue aclamado por la multitud de fieles que se congregaban en el itinerario, porque el Señor de Almería está en el corazón y en el alma de los almerienses, quienes invocan, con súplicas y oraciones su Santo Nombre todos los Miércoles Santo en su paso barroco dirigido por el valiente capataz Francisco Romero García a los sones de la Banda de cornetas y Tambores Nuestra Señora del Carmen del Perchel de Málaga. En la presidencia del Paso los concejales del Ayuntamiento de Roquetas Eloisa Cabrera Carmona y Luis Carmona Ledesma.

Mucha emoción profunda y sentida cuando a la puesta del sol comenzó su andadura el Paso de Palio celestial de María Santísima de la Merced, con un precioso adorno floral compuesto de claveles blancos, paniculata y feecsias realizado por Rogelio Fernández, y regado con el olor del incienso Estrella Sublime, que continúo su camino penitencial guiado por los capataces Luis Pardo González y Luis Pardo Góngora a los acordes de la Banda de Música Santa Cecilia de Sorbas.

Destacar, que en el Convento de clausura de la Orden de Santa Clara, donde la Hermandad hizo una parada para rezar ante el Sagrario por todos los almerienses y las Madres Clarisas. Gabriel Amat, Alcalde de Roquetas de Mar, hizo el honor de realizar las "levantás" a los Pasos, para continuar camino de la Carrera Oficial que se encontraba abarrotada de fieles. Igualmente, el Alcalde Luis Rogelio Rodríguez llevó a cabo las primeras "levantás" en el interior del templo catedralicio.

La Calle Real fue testigo con la mirada del Corazón de Jesús de un bello momento musical con las voces de Marisol Ruiz 'Sol' y Ezequiel Pasamontes 'Zarrita', junto al pianista Juan Francisco Manzano.

En la presidencia el Vicario General Tomas Cano Rodrigo, el Consiliario Juan José Martín Campos, Hermano Mayor Enrique Marín, la Diputada Carmen Navarro y la Senadora María del Mar Agüero.

Texto: Rafael Leopoldo Aguilera, El Almería.
Foto: Javier Alonso, El Almería.

Comentarios