Recordando crónicas: El Encuentro más esperado por todos

La Ilustre Cofradía del Encuentro, Hermandad de Nazarenos, tras los sentimientos de júbilo por la institución del sacramento de la Divina Eucaristía y la adoración en el día del Amor Fraterno, llevó a cabo la estación de penitencia por nuestras calles almerienses como obsequio reverente de la piedad sincera de todo un barrio de Ciudad Jardín, que se distingue por su belleza y espiritualidad, y que paseó penitencialmente sus imágenes sagradas por la Plaza de España y aledaños, entre el delicado perfume de las flores en las primeras horas de la tarde luminosa y clara del Jueves Santo

Una cofradía, en cuya sede canónica de la Iglesia de San Antonio de Padua, mantiene la idiosincrasia y la singularidad propia de la Almería de antaño, de aquella Almería que nuestros abuelos y padres conocieron, desde que se hacía el tradicional Encuentro en la Plaza de la Catedral, para ahora, entre miles de almas aclamar con vítores, oraciones y plegarias, el encuentromultitudinario en la Plaza Emilio Pérez.

Es éste uno de los momentos más íntimos y estelares de nuestra Semana Santa, y que este año congregó a las nueve de la noche a miles de personas para presenciar el acto emotivo del encuentro de María Santísima de la Amargura con Jesús Nazareno tras limpiarle el sagrado rostro la Santa mujer Verónica adornada con claveles rojos y rosas, y que estrenó un lienzo blanco plegado, con el que limpia piadosamente el rostro de Jesús, quedando grabada su Santa Faz en las Tres partes de ese velo.

El cortejo procesional integrado por tres secciones bien uniformadas de letanías de penitentes nazarenos revestidos con reverencia con túnica verde, antifaz, peto y capa blanca (paso de la Verónica) , túnica, antifaz, peto y capa morada (paso del Nazareno) y túnica azul, antifaz, peto y capa celeste (Paso de la Virgen).

Los tres pasos fueron dirigidos con especial finura por los capataces Belén García Suanez, Hermana Mayor, Antonio Toro y José Antonio Ferre bajo los sones y acordes musicales de la Agrupación Musical Ntra. Sra. del Mar, de Huércal de Almería, la Agrupación Musical Nuestra Señora del Carmen de Benalúa de Guadix, y Banda Municipal de la misma localidad anterior.

A las ocho y media de la tarde llegó a la Plaza Circular, María Santísima de la Amargura, que estrenó una saya en terciopelo rojo bordado a mano en hilo de oro fino, además de la cinturilla bordada a mano en hilo de oro fino sobre malla y la blonda de encaje de Valenciá en tono beige, y que junto a la belleza de su juvenil rostro, iba expresando la exclamación atónita de ver más allá los dolores de su amado Hijo Jesús Nazareno, Nazareno del Encuentro, Nazareno de Almería, adornado con claveles rojos, refleja la expresión de ternura y sufrimiento, queriendo redimir a toda Almería, al convertirse en Jerusalén.

Tras adentrarse la Virgen en la Avenida Reina Regente, abandonó el dintel del Gran Hotel Almería, en cuyo establecimiento se hizo una ofrenda floral por parte de Milagros Fábrega, en representación de la entidad Citymar, organizadora del Certamen Literario en honor de la hermandad, y la realización de una bella glosa de alabanza compuesta e interpretada por el ex presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, Manuel Martínez Ramírez.

Tras el Encuentro y las oraciones hechas saetas, el cortejo procesional inició su andadura por la Carrera Oficial, con solemnidad penitencial y empaque. Eran muchas las ganas que tenían sus cofrades ya que desde el año 2006 no habían podido pasar por el Paseo de Almería, debido a la lluvia.

Cerró el cortejo procesional el paso de la Virgen de la Amargura, "Reina del Encuentro y el Dolor", que estrenaba una saya en terciopelo rojo bordado a mano en hilo de oro fino, además de la cinturilla bordada a mano en hilo de oro fino sobre malla y la blonda de encaje de Valencia en tono beige. El paso que estaba adornado con exquisita exornación floral de rosas color hueso, iba flanqueado por el agentes del benemérito Cuerpo de la Guardia Civil.

Texto: Diario de Almería.
Galería:
Diario de Almería.

Comentarios