Certamen de Música de Semana Santa (13/3/2010). Agradecimientos.

El trabajo de un tirolés, dos costaleras de la Paz, Perdoncito, el famoso “Niño de los Palos” y una cantante (...) hizo posible la presentación del Certamen de Música de Semana Santa que se celebró ayer en el Auditorio Maestro Padilla.

La tarde de ayer, fue una de esas tardes intensas, ajetreadas y diferentes que están llamadas a quedarse grabadas a fuego en la memoria de los que la vivimos en primera persona.

Después de la planificación y las pruebas matutinas de rigor, a las cinco y cuarto de la tarde llegaba al Auditorio un coche cargado de amigos e ilusión dispuestos a currar para que el Certamen de Música de Semana Santa saliera adelante.

Tras un rato tranquilo en el camerino, vistiéndonos con calma y haciendo los últimos ensayos... llegó el caos. Y cuando digo “caos” no exagero. A las seis y media de la tarde llega la primera banda y a partir de ahí perdemos la noción del tiempo y todo se transforma en un ir y venir constante, un deambular por las “tripas” del auditorio, confirmar el orden de las marchas, localizar a los directores, esquivar bombos, retocar el guión con las últimas peticiones de las bandas... de mirar el reloj y ver que falta la primera banda que tocaba, de oír el timbre de las siete en punto (hora de comienzo de concierto) y mirar atónitos el escenario aún vacío detrás del telón, de salir corriendo hacia la puerta del Auditorio para nada más bajarse, abordarlos y darles todas las explicaciones oportunas.

Cuando por fin comenzó el Certamen, lo más duro estaba conseguido. Ya “sólo” había que recomponerse un poco, esperar que se nos pasara el cansancio de las carreras de minutos antes y que éste no se notara demasiado en nuestra voz. Con unos pocos minutos de retraso sobre la hora prevista, la voz en off acompañada por un redoble sonaba así:

"Quedan 15 días para la Semana Santa. Para volver a sentir el bullicio de la gente esperando a que salga su Cristo. Para acompañar con la mirada a los nazarenos que en silencio recorren la fila. Quedan 15 días para acompañar a la Virgen, que sufre con el dolor que le ha tocado vivir a su hijo. Para poder oler en las calles el incienso que anuncia que la semana no es como las demás. Para escuchar el racheo de los costaleros, su sentimiento y el crujir de las trabajaderas. Quedan 15 días para volver a emocionarnos con el redoble de un tambor…"

Estos son sólo algunas de las cosas que se amontonan en mi cabeza un día después. Y todo lo que no se cuenta porque nos lo reservamos para nosotros, por dejar que lo que pasó detrás del telón se quede ahí como un secreto compartido... Como el sofisticado sistema pendiente de patente para poner la proyección, como el rapto de los Huesitos, como la peculiar lista de “cosas que hacer” que había que cumplir rajatabla, como el lugar y la forma en que los presentadores decidimos hacer esto.... Cosas que contaremos a los amigos riendo y recordaremos durante mucho tiempo con cariño.



Nos gustan estos “jaleos”, eso es cierto y no podemos negarlo... pero en los momentos más arduos de la tarde, fue inestimable la ayuda que prestasteis en cada momento. Porque lo mejor de estas experiencias, es lo que vives con las personas que te acompañaron.

El trabajo de José Luis, Azahara, Fanny, Juan Luis y Abel, hizo posible la presentación y organización del Certamen de Música de Semana Santa que se celebró ayer en el Auditorio Maestro Padilla. Gracias porque sin vosotros no hubiera podido hacerlo.

Y gracias también a nuestros “apoyos morales”, a esos amigos que estaban allí como público y nos daban ánimo y nos deseaban lo mejor para cada una de las intervenciones que teníamos que hacer en el escenario.

Esperamos que este Certamen les haya gustado y agradecemos de todo corazón su asistencia. Muchas gracias y hasta el próximo año”.


Fotos: Roberto Puente Gallegos.

Comentarios

Azahara ha dicho que…
Me ha encantado la entrada¡
Lo mejor el rapto de los huesitos, las nazarenas 10 minutos en el escenario y el listado de "cosas que hacer" pobre Abel jejejeje.
Las gracias os las tengo que dar yo por haber podido colaborar en este certamen, el poder escribir en mi libro de semana santa una pagina mas de ilusión, ganas y como siempre una sonrisa¡
Un saludo