Recordando crónicas: Benito Gálvez profundiza en la Pasión desde las actuales actitudes cristianas (pregón oficial 2010).

La Semana Santa de Almería cuenta con un nuevo pregonero que ha inscrito con letras de oro 'su Pasión' en la historia de las exaltaciones organizadas por la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad. Su protagonista, Benito Gálvez Acosta, magistrado de la Sala V, de lo Militar, del Tribunal Supremo; como escenario, el Teatro Apolo, engalanado con los estandartes más antiguos de las cofradías almerienses; y como testigos, las primeras autoridades civiles, militares y religiosas de la ciudad, junto a una numerosa representación del colectivo cofrade.

Benito Gálvez inició su pregón con una exaltación de Almería, su carácter y sus gentes; "gentes que harán de la ciudad, en las próximas semanas, la Jerusalén de Occidente al rememorar, que no representar, la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo". También realizó una exaltación de las cofradías que salen a la calle para dar culto público a sus titulares, "constituyéndose en verdaderos instrumentos de evangelización", distinguiéndolas de las hermandades, en las que "se cultiva el valor de la amistad y sus hermanos viven bajo la fidelidad a una advocación vinculada al estilo espiritual de su hermandad".

Mas un pregón de Semana Santa, continuó el pregonero, "no necesariamente ha de ceñirse a ser mera referencia de hermandades y cofradías, imágenes y culto procesional. Un pregón implica, también, afrontar el hondo contenido teológico y sobrenatural, de tragedia y esperanza, que constituye la Pasión de Jesús. Hecho, éste, que acaeció en la historia, pero que fue una prefiguración de la multitud de Pasiones que subsisten hasta hoy, en todas aquellas ocasiones en que Cristo es nuevamente crucificado". Esa realidad es la que justifica el pregón, manifestó Benito Gálvez. Un pregón que planteó la actitud cristiana en la asunción de responsabilidades, el deber cristiano de la denuncia; su actitud ante las acusaciones falsas; el conflicto entre legalidad y justicia, o el sentimiento de humildad ante el arrepentimiento.

La Pasión de Cristo nos lleva a la Resurrección, afirmó el pregonero. "No desmayemos, judíos o gentiles, creyentes o no creyentes; la Pasión de Jesús no ha sucedido en vano para nosotros. Con el ánimo confiado y los ojos limpios, alcanzaremos a vislumbrar entre las brumas de nuestras carencias las luminarias de la gran síntesis cristiana".

En el último tramo de su brillante y matizada exposición, Gálvez Acosta invitó a descubrir y celebrar la Semana Santa como un acto de fe, amor y esperanza, de devoción sincera y adoración al Dios de la vida, encarnado, crucificado, muerto y resucitado. "Esto es realmente la Semana Santa. Fiesta religiosa, tiempo de pasión y de gloria, de dolor y de alegría, de diálogo sereno y alborozado, íntimo y público, de Dios con el hombre y del hombre con Dios, y llegaremos a sentir ese calor de la esperanza de los versos de Mario Benedetti, "La esperanza tiene algo de candela, y no es sencillo tenerla encendida..." con cuya lectura concluyó el pregón.


Para ver un reportaje de Interalmeria TV sobre este pregón, pinchar AQUÍ.
Texto e imagen: El Almería.

Comentarios