Siempre nos quedará la cera...

A falta de Semana Santa... ahora ya solo nos quedan sus “señales”.

Comentarios