Vivencias cofrades de Manuel Martínez de la mano de la Virgen del Mar.

El Teatro Apolo acogió el pregón oficial de la Semana Santa · El expresidente de la Agrupación hizo un recorrido a través de su relación familiar y personal con las cofradías, unidas a través de sus iglesias.

Con la tranquilidad y cercanía propias del protagonista del acto, Manuel Martínez Ramírez, el expresidente de la Agrupación de Hermandades pregonero oficial de la Semana Santa, contó más que leyó sus vivencias cofrades de la mano de la Patrona de Almería, la Virgen del Mar, que guió su recorrido por las iglesias desde las que hacen su salida las cofradías almerienses; acompañado por su familia y ante la presencia de sus amigos, de los que Manolo Martínez ha sabido siempre rodearse bien. El pregonero consiguió muy fácilmente cumplir sus objetivos. "Tan solo he pretendido abriros mi corazón y desnudar mi alma para expresaros el pasado, el presente y el futuro de mi Semana Santa".

Con el fondo musical del himno a la Virgen del Mar, Martínez fue enlazando las distintas advocaciones titulares de las cofradías a través de sus templos en una narración que siempre tuvo muy presente la faceta gráfica del pregonero, que ha dejado muchos y bellos carteles, siendo el mejor para su autor el realizado a la cofradía de las Angustias, con la imagen del Cristo de la Buena Muerte en segundo plano tras las rejas de un balcón del casco histórico.

Entre las cofradías que más huella han dejado en Manuel Martínez y han formado su espíritu cofrade destaca la del Encuentro, "la ilusión de la primera vez, la ilusión de un niño", porque con ella y a través de su madre aprendió a amar la Semana Santa con la devoción que cada año iba creciendo como él. También fue su madre la que le acercó al Cristo de la Escucha y otras circunstancias las que le llevaron a los Estudiantes, en la que formó parte de su junta de gobierno. Posteriormente sería la del Santo Sepulcro, en la época de su servicio militar y de la que llegó a ser hermano mayor y organizar su sesenta aniversario.

Siguiendo con esos momentos únicos e irrepetibles, el pregonero recordó el honor de portar al Señor de Pasión desde la Catedral hasta Santa Teresa tras su bendición; y la cofradía del Prendimiento, "en la que mis hijos han han aprendido a sentir el amor hacia unos titulares, a trabajar desinteresadamente y con ilusión, en el caso de mi hijo Javier, a fundir su corazón con el de otros 44 hermanos para ser los pies de Jesús en su Prendimiento; y en el de María del Mar, portando su bocina siempre cerca del mismo.

El recuerdo a quienes ya no están entre nosotros y han conformado la historia de nuestra Semana Santa también estuvo presente con cada cofradía, como el dedicado a Juan Fenoy, fundador del Cristo del Amor; Juan Sánchez, alma y corazón de la Santa Cena; Miguel Aparicio y Ventu en el Silencio. Aún quedan muchos momentos para el pregonero, como la lectura de la Sentencia, siendo presidente de la Agrupación y Nicolás Hernández hermano mayor de la Macarena; el caballo de la Semana Santa, con la cofradía de la Estrella..., recuerdos siempre unidos a las fotografías realizadas por su hijo, Franja, reproducidas y presentadas en numerosos carteles.


Texto y fotos: José Manuel Quesada en El Diario de Almería.

Comentarios