Recordando crónicas: María Santísima de la Estrella llena de fervor y recogimiento las calles de su barrio.

El viento hace acto de presencia en la tarde del Domingo de Ramos, pero no desluce la salida de la Hermandad de la Estrella, que es arropada por sus vecinos.

El barrio de Regiones, pasando quince minutos de las seis de la tarde, ve como un año más su Hermandad sale a la calle. Nazarenos inmaculadamente vestidos con túnicas y capas blancas y capirotes de tercioleplo azul marino dan el toque de la Semana de Pasión a este barrio de la ciudad. La Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Estrella ha comenzado su Estación de Penitencia, que le hará recorrer las calles de Almería para ya después de la medianoche volver a recogerse a su templo de San Isidro Labrador.

Con paso majestuoso y señorial, el Misterio de Nuestro Padre Jesús de las Penas, mandado con tan buena mano por José Antonio Cabrera, estrena este año la talla del canasto del Misterio. El proyecto de este misterio es obra de Manuel Guzmán Bejarano y la ejecución del mismo la está llevando a cabo su hijo Manuel Guzmán Fernández. El paso del misterio va adornado con claveles color cardenal y ofrece una novedad, que se ha elevado la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas por encima de las demás imágenes, dándole una visión mayor y principal, y otrogándole al Misterio una estructura más armoniosa. Son los pequeños detalles que hacen muy grande a una Hermandad.

Tras el Paso del Misterio le acompañaba una representación de Protección Civil, los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Santa Cruz hace las delicias de los que se acercan a escuchar las marchas que acompañan nuestra Semana Santa. Y tras los nazarenos que forman el cortejo ordenado y armonioso de esta hermandad están las mantillas, las señoras de la Semana Santa almeriense que acompañan a su Virgen. En esta Hermandad el grupo de mantillas es muy numeroso y tiene la característica que en la solapa llevan una orquidea natural, la flor que adorna el paso de María Santísima de la Estrella.

Tras una nutrida Presidencia vemos el bello rostro de la Reina de Regiones, de María Santísima de la Estrella. En su palio con un adorno floral que nos tiene acostumbrados con orquídeas grandes en las jarras y orquídeas minis en las jarras delanteras, pero que no por eso deja de ser enormemente hermoso. Un adorno floral que lleva muchos años realizando Rogelio Fernández Alonso, un hombre que lleva muchos años en el mundo de la Semana Santa y que gracias a él muchas imágenes salen tan esplendorosamente adornadas, un hombre anónimo de la Semana Santa pero que consigue hacerla importante. María Santísima de la Estrella, primorosamente vestida por Gabriel Martín Gazquez, con encaje blanco dándole especial realce en el pecho a la insignia de la Hermandad en oro que la Señora todos los años lleva en su desfile procesional, además de un puñal. Vestida de manera sencilla, sin grandes artificios, dándole toda la importancia a Ella, realzando con cada pliegue la belleza serena y tranquila de esta linda imagen que Luis Alberto García Jeute hiciera para esta Hermandad en el año 1992. Estrena este año además una toca de sobremanto hecha a mano y bordada en oro fino sobre malla de García y Poó, sobre su manto de terciopelo azul marino. Al rondar la medianoche, esta Hermandad vuelve a su templo y esperará un año mas de sueños despues del último “ahi quedó”.

Texto: Aroa García en La Voz de Almería.
Foto: Juan Guerrero Linares.

Comentarios