La Virgen del Carmen ya está en su casa.

La parroquia de San Roque vuelve a contar con la imagen de su patrona, la Virgen del Carmen, tras su restauración en Málaga · Ayer (por el domingo) centenares de fieles la procesionaron desde el puerto hasta la iglesia.


Era difícil aguantar las lágrimas cuando la Virgen del Carmen volvía a entrar en la parroquia de San Roque después de tanto tiempo fuera de casa. "Qué ganicas de que viniera ya", se escuchaba por el barrio, revolucionado entre tano tañido de campanas y la música de la banda San Indalecio de La Cañada. Uno de los momentos más emotivos fue sin duda cuando en el corazón de Pescadería, poco antes de llegar a la plaza de Moscú, desde un balcón le llovieron pétalos de flores a la Virgen y su comitiva. Entonces los aplausos fueron atronadores. 

En el último momento se decidió que la imagen viajaradesde los talleres malagueños donde ha sido restaurada hasta Almería por carretera, ya que el fuerte viento reinante en la mañana de ayer desaconsejaba el previsto viaje en barco, por lo que se suspendió la travesía marítima que debía parar en Roquetas antes de llegar a Almería en su viaje desde la capital malagueña. Sobre las diez de la mañana salía la Virgen del Carmen desde la lonja del puerto de Almería, al ritmo de los sones del himno nacional, envuelta en incienso y con los costaleros, las hermandades y los fieles junto a ella. Cruzó el puerto camino de Pescadería y en la conocida popularmente como Plaza de Moscú giró por la calle del añorado padre D.Marino para enfilar rumbo a la ermita. A las puertas del templo las campanas sonaron durante varios minutos, haciendo imposible ser ajeno a la vuelta a casa de La Señora, La Reina, que lucía con tanto esplendor como la diseñó Jesús de Perceval. Eran las 11.25 horas de la mañana cuando cruzaba el umbral del templo, entre lágrimas, música, aplausos y tañido de campanas. Mejor vuelta a casa no podía tener. Los costaleros hicieron la maniobra de memoria para que la Virgen volviera a casa. era difícil porque entraba por detrás y los costaleros lo hacían a ciegas, guiados por las voces del mando. Una vez en el interior del templo una atronadora salve de aplausos le esperaba. Durante varios minutos los fieles se regocijaron disfrutando con Ella de nuevo en casa y la fiesta estaba servida. Allí no existía el silencio sepulcral de las iglesias, aquello era una fiesta de bienvenida. La talla que esculpió Perceval iba engalanada y de pie sobre su roca, llena de redes, peces y la estrella del mar. 

Ramón Fernández, el Hermano Mayor, se mostraba satisfecho por el resultado de la jornada, pese a que la suspensión del recorrido en barco había hecho aparecer algunos nervios. Finalmente todo salía bien. " Había unas inclemencias meteorológicas que obligaron a las hermandades a decantarse por no traer a la Virgen en barco. Nos habían avisado de la presencia de viento así que decidimos hacer el viaje en coche. Tras la procesión hasta la parroquia habrá una misa de acción de gracias y un besamanos por la tarde para que los fieles que lo deseen puedan venerarla de cerca". En cuanto a los trabajos de restauración que se han realizado en Málaga, el hermano mayor reconocía que "ha sido trabajosa, porque la Virgen llegó en un estado lamentable. La peana no estaba bien, por dentro tenía restos de pájaros, restos orgánicos... Además tenía tres capas de pintura por encima de la policromía original de Perceval. También nos encontramos con que la corona estaba pegada con esparadrapo y masilla, así que ha sufrido las malas restauraciones que se le han ido haciendo a lo largo de los años." Pero pese al deplorable estado que presentaba hoy en día solamente hay felicidad en el barrio "porque hoy por hoy la Virgen ha recuperado el aspecto original que le dio Perceval cuando saliódel taller del maestro almeriense. La hemos recuperado tal y como se concibió antes de salir del taller, con su peana, la corona, todo. Mejor no puede estar y más fiel al original de Perceval no puede ser. creo que Perceval estaría muy orgulloso de ver la restauración, porque todos los detalles del diseño inicial se han recuperado. La red de pesca que tiene a los pies es original, aunque se ha mandado a tejer nueva. Era una característica que la imagen tenía cuando se hizo", recordaba el Hermano Mayor, añadiendo que "la peana y la nube han recuperado su color, se ha vuelto al original de Perceval en todo. Siempre ha sido el fin de la hermandad devolverle todo el esplendor del diseño inicial", resaltaba Ramón Fernández. 

Los trabajos de restauración han sido realizados por el taller de Enrique Salvo, en Málaga. Ahora la sagrada talla no se moverá de la parroquia de San Roque más que en contadas ocasiones. hay que recordar que desde 1996 la Virgen del Carmen de Pescadería no se embarcaba, por lo que los que veían con cierto temor que el mar y el salitre pudiera dañarle después de su costosa restauración respiraban aliviados al conocer que se había sus pendido la travesía marítima por las condiciones meteorológicas. La imagen data de los años 1940 y con el paso del tiempo aparecieron problemas de conservación como la carcoma y el lacado. Ahora los vecinos de Pescadería ya tienen de nuevo a la Reina de los Mares, a La Señora en casa. 

Jesús Pérez de Perceval del Moral, más conocido como Jesús de Perceval, fue un pintor y escultor nacido en Almería el 17 de abril de 1915 y fallecido el 3 de octubre de 1985 en la misma ciudad. Es considerado uno de los artistas almerienses más importantes del siglo XX. Desde temprana edad fue hábil en el dibujo y la pintura. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Almería, matriculándose más tarde en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. En 1934 recibió la medalla de oro de la Exposición Regional de Andalucía celebrada ese año y dos años más tarde, en 1936, obtuvo el galardón homólogo en la Exposición Internacional de París. Perceval sería una de las personalidades más activas y dinamizadoras del depauperado panorama cultural de la provincia almeriense durante la posguerra. A él se debe en gran parte el nacimiento y desarrollo del movimiento indaliano, surgido en la década de los 40 a raíz de las tertulias mantenidas con otros artistas e intelectuales.


Texto: Íñigo Más Greño en el Diario de Almería

Comentarios