Peregrinación de la Hermandad del Rocío de Almería en sus 25 años.

La Hermandad del Rocío de Almería celebró este fin de semana su peregrinación extraordinaria a la aldea de Almonte (Huelva), siendo este año especial, pues se cumplen XXV años desde que en 1986 se realizase la primera peregrinación. 

Los actos comenzaron el pasado jueves, 10 de noviembre con la celebración comunitaria de penitencia en la Parroquia de San Pedro Apóstol de la capital. El consiliario de la Hermandad, Esteban Belmonte, fue el encargado de dirigir la misa preparatoria para el camino extraordinario hacia El Rocío. 

El sábado se produjo uno de los actos más emotivos del fin de semana. A las 17:00 horas aproximadamente, el simpecado de la Hermandad llegaba hasta Sevilla. Tras realizar un rezo del santo rosario con el simpecado por las inmediaciones de la iglesia de la Misericordia de la capital hispalense, dio comienzo la santa misa en honor a la Santísima Virgen del Mar, réplica de la patrona de Almería, la cual recibe culto en esta parroquia. 

El simpecado de Almería presidió el altar mayor del templo. En el lateral derecho se situó la bacalá de la Hermandad del Rocío de Almería junto al de la Hermandad del Rocío de Santander, la cual acompaña a la Hermandad de Almería en la peregrinación hasta la aldea desde hace ya bastantes años al ser una Hermandad no filial y ser Almería su madrina; y el de la Hermandad Castrense de Sevilla. En el lateral izquierdo se situó la bacalá de la Hermandad de la Virgen del Mar de Sevilla, una de las cuatro filiales de la Patrona de Almería. En el presbiterio de la iglesia se situaron el resto de enseres de las dos hermandades rocieras y de las dos hermandades de la Virgen del Mar. La presidencia del acto estuvo formada por Antonio Salinas, Hermano Mayor de la Virgen del Mar de Almería; Raquel Criada, Hermana Mayor de la Hermandad del Rocío de Almería; Luis Criado, Hermano Mayor de la Soledad de Almería y el Hermano Mayor de la Virgen del Mar de Sevilla. Hubo también representaciones de las Hermandades de la Divina Pastora de las Almas y Santa Marina, de la Virgen de Guadalupe 

Después de la santa misa pronunciada por Esteban Belmonte y el consiliario de la Hermandad del Rocío de Santander, la imagen de la Virgen del Mar de Sevilla quedó expuesta en devoto besamanos para el disfrute de los allí presentes. Fue un acto emotivo y melancólico ya que todos los rocieros almerienses pudieron sentir en la capital andaluza a la Patrona de Almería. 

Tras unas palabras de agradecimiento por parte de la Hermana Mayor del Rocío de Almería al párroco de la iglesia de la Misericordia y a toda la Hermandad de la Virgen del Mar de Sevilla, por acoger año tras año a los rocieros almerienses, el Simpecado partió hacia El Rocío. 

Eran las 23:00 horas aproximadamente cuando la comitiva rociera llegó a la Casa Hermandad de Almería en la Aldea. El altar de cultos ya estaba montado, esperando la llegada del Simpecado de Almería que se postró en la parte central del altar. A las 00:00 horas se produjo el rezo del santo rosario frente al Simpecado, el cual fue velado durante toda la noche por los más jóvenes, sobre todo. 

El domingo amanecía temprano en El Rocío. A las 09:00 horas salió el simpecado desde la Casa Hermandad en procesión hasta la ermita de la Santísima Virgen del Rocío. Tras una hora de procesión por las principales calles de la Aldea, el Simpecado hacía su entrada en la ermita a las 10:00 horas, entre aplausos de los hermanos rocieros. Al llegar el simpecado al Altar Mayor y postrarse junto a la Reina de las Marismas, dio comienzo la Solemne Eucaristía presidida, nuevamente, por el consiliario de la Hermandad, Esteban Belmonte junto a los consiliarios de las Hermandad de Santander y de la Hermandad Matriz de Almonte. La ermita estaba a rebosar de hermanos y simpatizantes de la Hermandad almeriense. 

Después de la solemne misa se produjo la procesión de regreso con el Simpecado hasta la Casa Hermandad, donde se rezó el Ángelus y la Salve. Posteriormente fue el turno de la comida de confraternización entre todos los hermanos rocieros almerienses con la que se concluyó un año más, y van 25, la peregrinación extraordinaria de noviembre a la Aldea de El Rocío.


Texto: Jose A. Garcia en el Diario de Almeria

Comentarios