La Congregación de la Buena Muerte inicia los actos de su I Centenario.


Solemne y brillante. Así fue el acto organizado por la cofradía de las Angustias en la capilla conventual de la Compañía de María para presentar e iniciar la conmemoración del I Centenario Fundacional de la Congregación de la Buena Muerte, protagonizada por el hermano mayor, José María Campos; el coronel Nicolás Puertas Gómez de Mercado, que realizó un recorrido histórico sobre el hermanamiento entre la Congregación y el Ejército; y la Unidad de Música de la Brigada de La Legión 'Rey Alfonso XIII', dirigida por el teniente José Manuel Castelló, que ofreció un magnífico concierto.

Abracemos a Cristo con María es el mensaje con el que la cofradía quiere celebrar este aniversario "que afrontamos ilusionados, siempre por el Cristo de la Buena Muerte y siempre con la Virgen de las Angustias, manifestó Campos, presentes ambos en nuestras vidas en nuestras familias en nuestras casas, como llama que, siempre viva, ilumina y da sentido". El hermano mayor expresó la ilusión de una hermandad centenaria que pretende afrontar el presente y futuro "con férrea disposición para actuar, pensar, reaccionar y sentir en la fe, la esperanza y la caridad que nos dejaron como semilla nuestros padres y nuestros anteriores hermanos".

El coronel Puertas inició su disertación trasladándose hasta el 20 de junio de 1950, cuando la hermandad ya tenía más de 35 años, fecha en la que se realizó el nombramiento de hermano mayor honorario al Regimiento de Infantería Nápoles 24 de guarnición en la Plaza de Almería y heredero, entre otras Unidades, del Regimiento de Infantería La Corona 71 que llegó a Almería en 1919 y estuvo hasta la implantación de la II República. La cofradía también realizó el nombramiento de mayordomo de honor al gobernador militar en 1955 y hermano mayor honorario a la Hermandad de Alféreces Provisionales de Almería en 1960. "Como dato curioso, el manto negro bordado en oro con el que procesiona la Virgen de las Angustias lleva estrellas de seis puntas, propias de los oficiales del Ejército, regalado por esta hermandad.

El coronel Puertas destacó la magnífica acogida del barrio de San Juan en el traslado de sede canónica de la cofradía, los estrechos vínculos con el Tercio 3º 'D. Juan de Austria de La Legión al crearse la Brileg en 1995 y el "espíritu penitencial, orden, silencio y respeto; un espíritu casi militar". Con emocionado recuerdo a su padre pidió a todos los cofrades que sean capaces de reflexionar sobre el verdadero sentido de la Semana Santa. Presidió el acto junto al hermano mayor el subdelegado de Defensa, coronel Rubio; teniente coronel Salgado, jefe accidental del Tercio 3º; Juan Torrecillas, presidente del Cabildo Catedral y el presidente de la Agrupación, Sánchez Santander.

Texto y foto: José Manuel Quesada en el Diario de Almería.

Comentarios