La Semana Santa de Almería se pone su peor disfraz.

Se avecinaba una noche tranquila, a las nueve de la noche comenzaban los Carnavales en el auditorio Maestro Padilla y a la misma hora, en la calle Ciprés, una reunión rutinaria con los Hermanos Mayores para ultimar y pulir los últimos detalles de los itinerarios que este año llevarían a las cofradías a la nueva Carrera Oficial en las inmediaciones de la Catedral.

Pero claro, se me olvidaba eso de "nada es lo que parece" y esta noche la Semana Santa de Almería se ha puesto celosa del espíritu burlesco del Carnaval y ha querido robarle todo su protagonismo.

A golpe de mensajes de WhatsApp o e-mail los comentarios iban llegando a borbotones de aquí o de allí, hasta que ya era inútil mantener la atención en los grupos que cantaban en el escenario pues, entre manos, literalmente, teníamos la historia de la noche y el tema de conversación, me atrevería a decir que, del año cofrade.

Si hace sólo dos semanas, el 27 de enero, la Agrupación emitía una ilusionante nota de prensa al contar con el visto bueno del Obispo para realizar el cambio de la Carrera Oficial a la Catedral, esta noche todo ha desaparecido, como esos sueños que durante la noche parece que son reales, pero que con los primeros rayos de sol se esfuman y desaparecen sin más.

Las versiones disponibles sobre lo que ha motivado la desestimación de la nueva Carrera Oficial a estas horas de la noche son todavía confusas, los rumores y comentarios al respecto crecen como bolas de nieve y se van adornando más y más. Lo que puedo añadir a ellos es lo que ha dicho la propia concejala de Fiestas Mayores, Lola de Haro, mientras terminaba la última actuación de los grupos de la noche en el auditorio. Ella era la primera sorprendida y nos decía a los que estábamos a su lado que no tenía ninguna constancia de lo que estaba pasando ni de la decisión de volver al Paseo.

A nivel personal, sólo me queda expresar mi profunda pesadumbre por todo lo que nos ha llevado a esta lastimera situación donde don Carnal le ha prestado a doña Cuaresma una máscara de pena que va a tener que llevar durante mucho tiempo.

Comentarios

Forito ha dicho que…
Lo que ocurre en esta ciudad es de chiste pero de chiste de los malos y sin gracia y sobre todo cuando el chiste te lo cuentan desde Palacio. Un saludo.
P.D.: Una tomadura de pelo en toda regla.