El pregonero del Encuentro narra sus vivencias de Jueves Santos.

El pregonero, Francisco Javier Martínez López,  trató de "abrir su corazón y desnudar su alma" para expresar sus sentimientos ante su Jueves Santo, desde que se levanta, destrozado por su estación de penitencia con la Hermandad del Prendimiento, la noche anterior, en la que él es costalero, hasta que abandona a su Hermandad, al encerrarse.
 
Nos habló de sus vivencias en los momentos más importantes de ese día, tales como el retranqueo, en el cual recordó la emoción y nervios vividos cuando "sustituyendo a mi padre, tuve el honor" de hacer la llamada al paso de la Virgen de la Amargura, hace dos años; o el sentimiento tan especial, de cuando ayuda a hacer una faja o departe con los costaleros, en el colegio Lope de Vega, previo a la salida de la Hermanad.
 
Posteriormente, respecto a la Cofradía está la calle, tuvo hermosas palabras, en prosa y verso, para hablar de los titulares de la Hermandad. De la mujer Verónica habló de valentía, calificando a la Santa Mujer como "la valentía personificada en mujer", a la vez que alabó la valentía de sus portadoras. Del Nazareno habló del sentimiento de sosiego, recogimiento y tranquilidad que le produce "mezclar mi mirada con la Suya". De María Santísima de la Amargura, habló de una belleza sinigual, que ilumina Almería en la noche del Jueve santo cuando "nuestro mediterráneo sol vaya camino hacia el ocaso". Con las imágenes titulares, hizo un recorrido por su itinerario, desde la Plaza de España, hacia la parada obligada en el Gran Hotel Almería, hermanos honorarios de la Hermandad, plaza Circular y Carrera Oficial.

Comentarios