La noticia del día: no había animales en el portal de Belén.



Esta mañana se revolucionó internet con la noticia de que el Papa dice en su último libro que en el portal de Belén no había animales. Adios a la iconografía clásica que hemos visto representada desde que tenemos uso de razón.
 
Bueno, ¿pero que más da? ¿Acaso el resto de elementos típicos que usamos para reprsentar la Natividad son ciertos al cien por cien? Nada más lejos de la realidad. Como muestra un botón.
 
Vereis, nuestros queridos Reyes Magos, sin ir más lejos, eran hace mil años de raza occidental y viajaban en caballos. Así se representaban en los pórticos de catedrales e iglesias románicas y góticas. Mirad bien a estos tres personajes:
 
 
¿Los veis? Forma parte de la una de las portadas de la catedral de Toledo. En ella se recoge una magnífica representación del nacimiento y primeros años de vida de Jesús y como se puede observar los elementos se representaban según las ideología reinante en la época, hubiera sido impensable en aquellos tiempos aceptar la idea de un rey negro, por ejemplo, o pedir al escultor que tallara un camello, cuando en su vida no había visto más que burros, mulas, caballos y con suerte algún pony. Y que decir de lo que hubiera pensado el pueblo a ver esos "caballos con joroba" ahí representados, muy posiblemente que se trataban de animales salidos del mismo infierno.
 
Así con animales o sin ellos, con Reyes Magos occidentales o de diversas razas, de lo que se trata es de representar con cariño la Natividad, no de hacer un tratado histórico y fidedigno sobre si acudiron treinta y cinco o ciento sesenta y tres pastores a adorar el recién nacido. Y aunque sea aun pronto, no puedo resistirme a decir... ¡¡Feliz Navidad!!




Comentarios