Se impulsa declarar la Semana Santa como manifestación representativa del Patrimonio Cultural

El portavoz de Cultura del Grupo Popular, Juan de Dios Ruano, ha defendido en nombre de su partido que se declare la Semana Santa como manifestación representativa del Patrimonio Cultural de España, a fin de “salvaguardar una forma de ser, de sentir y de vivir de una manera peculiar que es distinguida y reconocida en el mundo entero como característicamente española”.

En su intervención durante la reunión de la Comisión de Cultura con motivo de la defensa de dicha iniciativa, el parlamentario popular ha destacado que “si hay una expresión cultural distintiva de esa forma de ser, de sentir y de vivir de una manera característicamente española, esa es la Semana Santa”.

“Y tanto es así”, ha proseguido Ruano, que “en el tiempo que media entre la presentación en el Registro del Congreso de esta Proposición no de Ley y su defensa oral en Comisión, el propio Consejo de Patrimonio Histórico ha tomado la iniciativa de que esta manifestación cultural, religiosa y social sea de las primeras expresiones de nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial en ser considerada digna de ser legítimamente declarada y preservada como una manifestación representativa del Patrimonio Cultural de España”.

Ahondando en las peculiaridades de la Semana Santa, Ruano ha destacado que “no existe un único modelo de celebración de la Semana Santa, sino que se trata de una manifestación con múltiples variables y que comprende una gran diversidad de valores culturales; desde su función como forma de expresión de la religiosidad popular, a su papel como marcador identitario de comunidades y localidades”.

“Las cofradías y hermandades, además de ser colectivos activamente protagonistas de la Semana Santa, muestran una gran capacidad de estructuración social y son diversas las formas de sociabilidad que se observan en ese periodo temporal”, ha explicado, haciendo hincapié en que “los aspectos materiales de esta celebración (imaginería, orfebrería, bordados…) son, en muchos casos, de un gran valor no sólo simbólico o de gran atractivo turístico y empleo, sino también excepcionales por su extraordinario valor artístico”, como los casos de las obras religiosas de los escultores Juan de Juni, Pedro Berruguete, Gil de Siloé o Salzillo.

Texto y foto: La Voz de Almería.

Comentarios